Baños pequeños

Cada vez los pisos son más pequeños, lo que implica un ejercicio de imaginación combinar lo práctico y lo estético en la vivienda. Hoy nos vamos a centrar en los baños pequeños y como sacarles el máximo provecho y rendimiento con unos pocos consejos, de los cuales algunos ya hemos visto con anterioridad.

Aunque el baño sea pequeño seguimos teniendo las mismas necesidades que cualquier otro, así que tenemos que buscar soluciones para aprovechar hasta el último rincón sin agobiar el espacio del que disponemos.

Cuando el espacio escasea lo primero que hay que hacer es centrarnos en las cosas que realmente nos hacen falta y eliminar todo tipo de elementos superfluos o de escaso uso.
Uno de esos elementos es el bidé. Si solo lo usamos de revistero lo mejor que podemos hacer es eliminarlo, y si lo usamos de vez en cuando podemos usar el inodoro como bidé mediante un Multiclin o una combidetta.

    

 

Otro ejemplo de doble uso son los radiadores toalleros. Como su nombre indica por un lado hace la función de radiador y por otro lado la función de toallero. Las dimensiones y estética de estos radiadores ayudan a conseguir un ambiente menos recargado del baño.

 

 

 

 

 

 

Otra manera de conseguir una amplitud visual es sustituyendo la bañera por plato ducha. Hoy en día existen multitud  de materiales y diseños de platos que incluso nos van a permitir enrasar el plato de ducha a nivel de suelo. Sin olvidar las ventajas añadidas de eliminar una barrera arquitectónica dentro de nuestro baño.

Un complemento perfecto a nuestra ducha son las mamparas de cristal transparente. Esto nos va a permitir que veamos en su totalidad la superficie, amplitud y profundidad de la estancia. Podemos optar por mamparas con alguna franja esmerilada o algún tipo de vinilo para dar un toque más personal. Si nos preocupa la limpieza y mantenimiento, existen en el mercado mampara con sistemas anti-cal que nos van a ayudar al mantenimiento diario.

Siguiendo con la ducha también podemos optar por una grifería empotrada. Estos grifos llevan el mecanismo empotrado en la pared. Como en todo disponemos de gran variedad de modelos, desde los típicos monomandos hasta termostáticos.

En anteriores entradas hablábamos de las ventajas de los inodoros suspendidos. Si los combinamos con modelos de sanitarios compactos ganaremos unos más que valiosos centímetros  con  la misma funcionalidad.

Hablando de sanitarios suspendidos podemos aplicar la misma solución a los muebles de lavabo. Los muebles o lavabos suspendidos son muy indicados para dar esa solución de amplitud visual y también de higiene.

Recordar también la importancia de la iluminación del baño. Tanto para la estancia central del baño como en la zona del espejo debemos contar con la iluminación más correcta para la distribución y superficie disponible. Incluso podemos retroiluminar un armario suspendido por la parte inferior del mismo. Conseguiríamos un efecto similar a estar iluminando el suelo desde el armario.

Otro consejo, quizás el que más obra requiera, es el uso de puertas correderas, que desempeñan la misma función que el resto de puertas pero resultan mucho más ligeras visualmente ya que no restan espacio en el baño.

Por último el revestimiento. Procuraremos alicatar las paredes con tonos claros y los suelos con colores neutros. Particularmente me gustan los formatos grandes, si bien hay muchos defensores de formatos pequeños para ampliar espacios… cuestión de gustos. Otra opción es alicatar hasta media altura y pintar el resto de la estancia, aunque cuestión nuevamente de gustos la pintura necesita mantenimiento… la cerámica no.

Blog de reformas en Pamplona
Foro de reformas en Pamplona
Empresa de reformas en Pamplona

Se el primero en dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*