Puertas de interior para nuestra reforma

De roble, de vidrio, lacadas, macizas, chapeadas… existe una gran variedad de tipos de puertas de interior para las distintas estancias de nuestra vivienda. A la hora de elegir una puerta no solamente debemos fijarnos en el material o la estética, también debemos fijarnos en el sistema de apertura que más se adecue en cada caso particular.

En entradas anteriores hablábamos de las características de las puertas correderas en cuanto a versatibilidad y estética, hoy nos centramos en las tradicionales puertas de interior batientes que a día de hoy son las más utilizadas.

Existe una tendencia hacia las puertas lacadas frente a las puertas de sapeli, roble, haya. Pero… ¿cuáles son mejores? pues a igualdad de calidad todas pueden ser igual de buenas o igual de malas. La principal ventaja de las puertas lacadas es la estética. Cuando hablamos de puertas lacadas tenemos la imagen estereotipada de una puerta blanca pero se puede lacar de cualquier color. Otra ventaja de las puertas lacadas es que da una mayor de amplitud y luminosidad a la vivienda.

La calidad de un puerta lacada la va a dar:

  • El material de dichas puertas, siendo las de DM las más recomendables porque son más resistentes a los cambios de temperatura y humedad.
  • Los herrajes o bisagras utilizados para montar las puertas y el acabado y
  • La calidad de la laca, siendo lo más recomendable dar la última mano de laca insitu a pie de obra para tapar los ingletes y las juntas para que la superficie quede totalmente uniforme

 

Por contrapartida las puertas lacadas tienen un precio más elevado ya que al precio de la puerta hay que sumar el del lacado. Aun así, todo depende de la calidad de la madera de una puerta sin lacar, que si es muy buena puede resultar tanto o más cara que éstas.

El mantenimiento de estas puertas es prácticamente el mismo que el resto de puertas, un simple paño humedecido sin ningún tipo de producto abrasivo. Otro punto que suele preocupar a los clientes es la vida útil y envejecer de estas puertas. Es cierto que hay que prestarle un poco más de atención. Claro que un golpe fuere puede afectar a la laca, pero no mucho más que cualquier otro mueble de la vivienda. Para puertas de madera existen ceras para poder arreglar golpes o arañazos, para una puerta lacada también existen pequeños «kits de primeros auxilios», pero si el desperfecto es muy grande no habrá más remedio que lacar la puerta entera.

 

Se el primero en dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*